El tiempo Hermès entre bambalinas

El tiempo Hermès entre bambalinas

El tiempo Hermès revela su poder de atracción. Donde magia y realidad se confunden, el modelo Arceau L’heure de la lune se burla del ballet de los astros.

Viajar a otra dimensión

El nuevo reloj Arceau L’heure de la lune ofrece una perspectiva singular del satélite terrestre: la presentación simultánea de las fases lunares en los hemisferios norte y sur. Sobre una esfera de meteorito gravitan dos contadores móviles que, al ritmo de un módulo exclusivo acoplado a un movimiento de manufactura Hermès H1837, ocultan y desvelan sendas lunas de nácar. Las lunas hemisféricas han dado la vuelta a su indicación cardinal con un gesto burlón; ahora, el sur se encuentra en el norte y el norte en el sur. Un cambio de emplazamiento que invita a permitirse un momento de extravío, a tener la cabeza en las estrellas.

Posarse en la luna y perder las referencias espacio-temporales

Una caja de oro blanco alberga una mecánica ligera, insospechada y lúdica. En la esfera de meteorito, a las 12, la luna se adorna con un Pegaso, obra del «soñador-dibujante» Dimitri Rybaltchenko. Esta representación del caballo alado, titulada Pleine Lune, traza el contorno de un pasadizo entre dos mundos. Al otro lado del hemisferio, a las 6, la luna gemela refleja la superficie lunar con realismo. En una visión libre e intrépida de la relojería mecánica a través de la mirada de Hermès, en la que magia y realidad se confunden, se revela una cara oculta de la relojería contemporánea. El modelo Arceau L'heure de la lune amanece como un nuevo día en este espacio de ingravidez.

Deslizarse entre las horas

El Arceau Ronde des heures combina opuestos, como la sencillez con la singularidad y la luz con la oscuridad, para atrapar la luna y trasladarla a un nuevo espacio. Esta nueva visión lúdica y paradójica del tiempo creada por Hermès aleja a la luna de su papel tradicional. Aquí, el satélite de la Tierra pasa a ser el encargado de dar la hora. Las cifras se muestran al claro de luna, y la aguja de los minutos apunta a los distantes astros de una constelación.

Al ritmo del cosmos

La fascinante programación mecánica del paso del tiempo del Arceau Grande Lune refleja de forma poética el calendario gregoriano. Además de las horas, los minutos y los segundos, este modelo muestra en todo momento el día de la semana, el mes y la fecha que acompañan a la luna en sus fases creciente y menguante.

Un sueño en estado de ingravidez

La luna aparece y desaparece al ritmo del ciclo lunar sobre un fondo azul intenso. El tiempo adquiere un matiz onírico y cobra vida gracias a un movimiento de la manufactura Hermès H1837, sublimado por un engaste ligero y una esfera estrellada. El modelo Arceau Petite Lune nos descubre su personalidad lúdica a través de una mecánica sutil que transforma este objeto celeste en poesía.