El primer aceitado

El primer aceitado

El aceitado es una etapa indispensable antes del primer uso de su collar o correa. Este tratamiento impermeabiliza, suaviza y nutre la piel en profundidad, garantizando así su capacidad para envejecer bien.
Se le proporcionará un frasco de aceite de cuidado de la piel con su equipo. Este aceite está específicamente destinado a este uso: su composición ha sido formulada para usarse en contacto con el animal.
Con una brocha, aplique el aceite de forma homogénea en todas las partes de la piel del collar y la correa. Déjelos impregnar en profundidad durante 24 horas en una habitación ventilada. La piel adoptará un tono más oscuro antes de aclararse ligeramente hasta adquirir su tono definitivo.
Tenga cuidado durante los primeros usos, ya que el cuerpo graso puede desteñir en contacto con otros objetos.

Cuidado habitual

La piel debe someterse a un cuidado habitual y tratamientos adaptados en función de su uso, su nivel de desgaste y el clima en el que evoluciona.
Para limpiar su collar, aplique generosamente jabón de glicerina con una esponja humedecida con agua tibia. Insista en las partes sujetas a roces y a la transpiración, así como en los lugares en los que el polvo pueda acumularse. Repita la operación hasta que la esponja permanezca limpia. La glicerina posee una acción nutritiva, por lo que no debe aclarar el collar tras la última pasada. En caso necesario, puede eliminar el sobrante masajeando la piel con un paño.
Según el estado de la piel, es posible completar la acción del jabón de glicerina aplicando un bálsamo nutritivo. En caso de sequedad de la piel, aplique aceite en el lado exterior de la piel para nutrirla en profundidad. Reaplique este tratamiento tantas veces como sea necesario.