Una oda a la seda lionesa: la impresión | Hermes

LAS COMUNIDADES

Una oda a la seda lionesa: la impresión

Hermès se convirtió en el primer cliente de Ateliers AS en la década de los sesenta y en su accionista principal en 1987. Gracias a su maquinaria única en el mundo, este estampador textil instalado en Pierre‑Bénite representa mucho más que una etapa imprescindible para el carré. Desde 1948, sus artesanos son los maestros del color; combinan, cocinan y plasman los diferentes tonos en el marco plano que aplican sobre los infinitos rollos de seda griega.
Dentro de cuatro años, Ateliers AS inaugurará su quinta línea de impresión dentro de un enorme proyecto de inversión situado en las instalaciones de Pierre‑Bénite. El objetivo es aumentar la capacidad de producción y la plantilla del Holding Textile Hermès y, al mismo tiempo, fomentar los intercambios de los savoir‑faire en estampación, apresto y acabado concentrados en un lugar situado a tan solo unos kilómetros de Lyon. De este modo, se abren nuevos horizontes para una empresa de estampación fundada en 1937 que emplea a más de 200 personas.
Desde 1948, el carré de seda es fiel a la empresa. Por aquel entonces, Émile Hermès y su yerno Robert Dumas descubrieron la técnica de impresión «a la lionesa», o de marco plano, desarrollada por el químico Auguste Arnaud y el colorista Aimé Savy, en colaboración con el experto en grabados Marcel Gandit. En la década de los sesenta, Hermès se convirtió en el cliente número uno del estampador lionés y, al mismo tiempo, el carré alcanzó un éxito rotundo.
Esta creación clave de la maison continúa dando la vuelta al mundo en un sinfín de formatos y colores gracias, en gran parte, a la excelencia de Ateliers AS. Cuando llega el momento de plasmar las ideas de un diseñador sobre nuevas latitudes cromáticas, el único límite que se marca su equipo de cinco coloristas es el del respeto a la maqueta y al sentido del dibujo. Por ejemplo, en el caso del carré Animapolis de la primavera‑verano 2019, el experto en grabados de Gandit preparó una impresión en 39 colores.
Tal y como ocurre con todos los motivos, se elaboraron más de quince cartas de colores conforme al espíritu de la maison, aunque tan solo se conservó una decena después de seis meses de desarrollo. No es de extrañar que la dirección artística de la seda decidiese apostar por la pantera azul que recorre las paredes del Kremlin de Moscú o por un dragón fucsia que merodea por el Palacio de Cultura y Ciencia de Varsovia. Romper con los códigos establecidos es una de las señas de identidad de la fabricación del carré.
En la composición de estas sorprendentes paletas, se recurre a la «cocina de los colores». Se elaboran miles de recetas propias a base de pigmentos y de goma guar antes de «poner la guinda al pastel». No obstante, las mesas de Pierre‑Bénite son únicas en el mundo y sus 150 metros de longitud no entrarían en un comedor cualquiera.
Están fabricadas para soportar y desplegar los enormes rollos de twill de seda, listos para acoger tantos marcos planos como colores tendrá el carré. En la sala, se organiza una auténtica carrera de relevos; un artesano toma el testigo cada 40 metros para administrar el color, controlar la velocidad y comprobar que se están respetando las referencias de impresión.
Las sucesivas etapas dan lugar a un sinfín de carrés luminosos y sorprendentes que surgen uno detrás otro. Por último, las obras de arte estampadas en tela pasan por un baño de fijación de vapor y por un lavado, aclarado y secado antes de estar listas para lucir sus brillantes colores. Gracias a una maquinaria industrial que continúa integrando nuevas tecnologías para responder a las necesidades creativas de la dirección artística de Hermès, se perpetúa una maestría excepcional.
«Para convertirse en un auténtico artesano, es necesario un trabajo de tres años, en el que los dos primeros se dedican a la formación con un tutor.​
Magali Marmonnier, encargada de taller de Ateliers AS en Pierre-Bénite

 

Más por descubrir

 
 
 
  • Una oda a la seda lionesa: el grabado

    En 2006, tras la desaparición de su fundador, las instalaciones de Marcel Gandit se incorporaron a Hermès en una apuesta por la continuidad de este grabador textil de Bourgoin-Jallieu, a quien el carré debe la precisión de sus motivos. Desde 1948, sus artesanos confeccionan los marcos de serigrafía utilizados en la impresión «a la lionesa» a partir de la descomposición del dibujo del artista.
  • El Holding Textile Hermès, una oda a la seda lionesa

    Tras estas diez sociedades que crecen y se desarrollan en Ródano-Alpes bajo el mando de Hermès, se esconde una miríada de savoir-faire y artesanía. La mayor parte de sus creaciones son únicas y exclusivas; destacan en las colecciones de la maison y representan un objeto de deseo para los clientes de todo el mundo.
  • La transformación de la crin en Challes

    La crin, natural o teñida, mezclada con sisal o trenzada siguiendo los motivos a los que dan forma las necesidades de los decoradores y tapiceros contemporáneos, sigue evolucionando en el seno de Créations Métaphores. En ATBC, taller de tejeduría del Holding Textile Hermès situado en el departamento francés de Sarthe, la crin se sigue tejiendo de forma totalmente artesanal.

Nuestra huella en...

  • Hermès emplea a 13 500 hombres y mujeres, de los cuales 4500 son artesanos, el oficio con mayor representación en la maison. Este país de lo manual se transforma y contrata constantemente. Formar, transmitir, desarrollar, garantizar el bienestar, la salud y la solidaridad... Nuestra ambición es acompañar a cada persona en su realización personal. 
  • Hermès pone todo su empeño en sublimar, a través de una veintena de oficios, los materiales más hermosos que nos ofrece la naturaleza. Los gestos de nuestros artesanos respetan los cueros, la seda, las telas, la madera, el cristal y los metales preciosos. Preservar, optimizar, revalorizar, trazar... Nuestro deber es hacer un uso perenne de estos recursos.
  • Hermès posee 41 manufacturas en Francia, de las 52 con las que cuenta, y tiene más de 300 tiendas en todo el mundo. La proximidad con los proveedores, los socios y los distintos territorios se cultiva sobre el terreno. Fertilizar, establecer redes, renovar, comprometerse… Nuestro papel como empresa ciudadana es crear vínculos duraderos.