Una oda a la seda lionesa: el grabado | Hermes

LAS COMUNIDADES

Una oda a la seda lionesa: el grabado

En 2006, tras la desaparición de su fundador, las instalaciones de Marcel Gandit se incorporaron a Hermès en una apuesta por la continuidad de este grabador textil de Bourgoin-Jallieu, a quien el carré debe la precisión de sus motivos. Desde 1948, sus artesanos confeccionan los marcos de serigrafía utilizados en la impresión «a la lionesa» a partir de la descomposición del dibujo del artista.

Gandit jamás ha abandonado su casa natal situada en Bourgoin‑Jallieu, en el norte del Isère, lugar en el que nacieron sus primeros marcos de madera y las últimas tecnologías utilizadas en sus talleres.

Sin embargo, como símbolo de su integración en la división textil de Hermès, sus artesanos trabajan desde 2012 bajo el mismo techo que el fabricante de tejidos de tapicería Créations Métaphores —entidad que también forma parte del Holding Textile Hermès— en un enorme y moderno edificio que alberga las actividades de confección de seda, de roulottage, o cosido del dobladillo, y de «visita» o control de calidad de los carrés.

Desde hace ya más de 70 años, los grabados «a la lionesa» se llevan a cabo con la misma técnica tradicional; una demostración de excelencia con la que Hermès cuenta desde 1948.

Las empresas se conocieron en París, en un momento en que los libros de pedidos del artesano de Bourgoin-Jallieu estaban en blanco.

Emile Hermès y su yerno Robert Dumas, autor del primer carré de seda de la maison, estaban buscando al artesano experto que pudiese definir el intrincado motivo de Costumes des départements de la Seine inférieure, du Calvados et de l’Orne.

Tras el éxito de este primer encargo, todos los diseños de carrés van a parar directamente a las manos del grabador cada año, entre ellos, una veintena de nuevos dibujos y una decena de reediciones.

La diseñadora de grabados se inclina sobre una enorme tableta luminosa para mostrar el recorrido de un perrito blanco y negro escondido en el laberinto de una ciudad encantada en la que los animales ocupan el trono.
Le damos la bienvenida a Animapolis. El lápiz táctil de la diseñadora se abrió camino durante seis meses a través de dragones, unicornios, panteras y tucanes, serpenteando entre edificios famosos y plantas exuberantes, para plasmar este motivo fruto de la imaginación del artista Jan Bajtlik en un carré de la colección primavera‑verano 2019. El resultado de este minucioso análisis de los trazos y tonalidades del dibujo se traduce en una explosión de 39 colores que consigue que la seda cobre vida.
La posición de cada uno de los tintes del futuro carré queda registrada en un archivo digital que permite fabricar un marco de impresión propio gracias a la técnica del fotograbado. La llegada de la informática hace apenas una década facilitó el trabajo de los artesanos, pero no alteró la libertad de expresión de la treintena de expertas en grabado del lugar.
Ellas son quienes deben determinar el número de colores necesarios para reproducir la riqueza de una composición.
Y para conseguirlo, utilizan entre 25 y 30 tonos de media. Sin embargo, existen excepciones, ya que para hacer realidad la figura de la princesa india Wa’Ko-Ni de Antoine Tzapoff, un carré presentado en 2012, se emplearon 46 tonos y, en consecuencia, otros tantos marcos.
Todo un récord para la maison. Por eso, resulta fácil comprender por qué el grabado es una operación de alta precisión; cada una de las estructuras metálicas con gasa tensada deja pasar únicamente su propio color, por lo que la superposición debe llevarse a cabo al milímetro para evitar los desplazamientos o escapes durante la impresión.
Marcel Gandit conseguía esta hazaña, que confiere rigor y precisión al motivo del carré más complicado, mediante los calcos de los dibujos y los marcos de madera.
En 2006, y ante la ausencia de un heredero, Jean-Louis Dumas, el entonces presidente de Hermès, propuso la integración de este socio veterano en el Holding Textile Hermès con la promesa de conservar el nombre de la empresa como una auténtica garantía de continuidad y un claro homenaje a su fundador.
«Resulta fundamental comprender lo que el artista creador del dibujo tenía en mente, porque, al fin y al cabo, vamos a contar su historia. Debemos reproducirla con fidelidad. »
Nathalie Chevanier,
diseñadora de grabado en Établissements Marcel Gandit durante 35 años, Mejor Artesana de Francia en 2015.
  • Roulottage y visita

    Las instalaciones de Bourgoin-Jallieu albergan otras etapas de la fabricación. En ellas, una veintena de especialistas en roulottage crean los dobladillos de los carrés con hilo de seda mediante un laborioso trabajo de comprensión de la materia prima.

    Más tarde, los resultados de sus movimientos de tensión, pliegue y uniformidad del dobladillo se inspeccionarán durante la «visita», la operación de control definitiva.

    Antes de poder partir rumbo a las tiendas de la maison repartidas por todo el mundo, los carrés se someten a un exigente escrutinio en el que se abren y cierran, se palpan con la palma de la mano y se analizan hasta el mínimo detalle.

 

Más por descubrir

  • Una oda a la seda lionesa: la impresión

    Hermès se convirtió en el primer cliente de Ateliers AS en la década de los sesenta y en su accionista principal en 1987. Gracias a su maquinaria única en el mundo, este estampador textil instalado en Pierre‑Bénite representa mucho más que una etapa imprescindible para el carré. Desde 1948, sus artesanos son los maestros del color; combinan, cocinan y plasman los diferentes tonos en el marco plano que aplican sobre los infinitos rollos de seda griega.
  • El Holding Textile Hermès, una oda a la seda lionesa

    Tras estas diez sociedades que crecen y se desarrollan en Ródano-Alpes bajo el mando de Hermès, se esconde una miríada de savoir-faire y artesanía. La mayor parte de sus creaciones son únicas y exclusivas; destacan en las colecciones de la maison y representan un objeto de deseo para los clientes de todo el mundo.
  • La transformación de la crin en Challes

    La crin, natural o teñida, mezclada con sisal o trenzada siguiendo los motivos a los que dan forma las necesidades de los decoradores y tapiceros contemporáneos, sigue evolucionando en el seno de Créations Métaphores. En ATBC, taller de tejeduría del Holding Textile Hermès situado en el departamento francés de Sarthe, la crin se sigue tejiendo de forma totalmente artesanal.

Nuestra huella en...

  • Hermès emplea a 13 500 hombres y mujeres, de los cuales 4500 son artesanos, el oficio con mayor representación en la maison. Este país de lo manual se transforma y contrata constantemente. Formar, transmitir, desarrollar, garantizar el bienestar, la salud y la solidaridad... Nuestra ambición es acompañar a cada persona en su realización personal. 
  • Hermès pone todo su empeño en sublimar, a través de una veintena de oficios, los materiales más hermosos que nos ofrece la naturaleza. Los gestos de nuestros artesanos respetan los cueros, la seda, las telas, la madera, el cristal y los metales preciosos. Preservar, optimizar, revalorizar, trazar... Nuestro deber es hacer un uso perenne de estos recursos.
  • Hermès posee 41 manufacturas en Francia, de las 52 con las que cuenta, y tiene más de 300 tiendas en todo el mundo. La proximidad con los proveedores, los socios y los distintos territorios se cultiva sobre el terreno. Fertilizar, establecer redes, renovar, comprometerse… Nuestro papel como empresa ciudadana es crear vínculos duraderos.