Consejos de manteniminento de la joyas | Hermès

CONSEJOS DE MANTENIMIENTO DE LAS JOYAS

Las joyas Hermès se confeccionan con el mayor cuidado.
Ya se lleven a diario o de forma ocasional, se trata de piezas preciosas que requieren una atención particular.
Para preservar toda su belleza con el paso de los años, le invitamos a leer atentamente estos consejos de uso y mantenimiento.

PRECAUCIONES DE USO

Hágala vivir el día a día
Cuanto más lleve su joya Hermès, ¡menos mantenimiento necesitará! Aunque parezca paradójico, el hecho de llevar su joya de forma regular ralentiza el fenómeno natural de oxidación, tanto si la joya es de oro como de plata. Con el paso del tiempo, su joya adquirirá una pátina única, símbolo de su historia en común.
 
Evite los encuentros desafortunados
A pesar de ser muy resistentes, los metales preciosos y las piedras naturales son sensibles a su entorno. En términos generales, le recomendamos retirar su joya antes de realizar cualquier actividad que pueda deteriorarla: deporte, piscina o playa, pero también las tareas domésticas, la jardinería o el bricolaje.
Preste atención a los golpes, que pueden provocar marcas y rasguños más o menos profundos. Del mismo modo, si se llevan o se guardan varias joyas en contacto entre sí, pueden rayarse o engancharse.
Por último, para retrasar el efecto natural de la oxidación, evite exponer su joya a la humedad, a un calor intenso o a contrastes térmicos. Acostúmbrese a retirarla antes de lavarse las manos y, por ejemplo, antes de una sesión de sauna o baño turco.
 
Protéjala de los productos nocivos
Los productos cosméticos pueden alterar determinadas materias orgánicas, como las perlas, o determinadas piedras porosas. Por esta razón, le aconsejamos que se ponga su joya unos diez minutos después de aplicar los cosméticos.
Para preservar el aspecto de su joya, protéjala de productos corrosivos y químicos, como el agua salada o la lejía.
En caso de contacto con uno de estos productos, aclare su joya delicadamente con agua limpia antes de secarla con un paño suave.
 
Ofrézcale las mejores condiciones para que dure
Cuando no la lleve, conserve su joya guardada en su estuche original o en fundas individuales, resguardada de la humedad y del calor intenso.

Las joyas con perlas son la excepción que confirma la regla: de hecho, la materia orgánica de las perlas requiere cierta humedad para conservar toda su belleza. Por lo tanto, estas joyas deben guardarse en un lugar con una atmósfera húmeda (cuarto de baño) o al lado de un vaso de agua rellenado con frecuencia.
Por su serenidad, le aconsejamos venir una vez al año para realizar una revisión de su joya en una tienda.
 

Devuélvale todo su brillo 

La plata y el oro (en menor medida) tienden a oxidarse de forma natural con el paso del tiempo, pero existen diferentes formas de devolver a su joya todo su brillo.
 
Joyas en plata, oro o platino
Los pasos a seguir dependen del estado de su joya:

- Si el brillo de su joya está ligeramente apagado o presenta huellas dactilares, frótela delicadamente con un paño suave o un tejido de seda.

- Si su joya está ligeramente oxidada o su brillo está apagado, límpiela con agua tibia limpia frotando delicadamente con un paño suave. Trate de efectuar movimientos regulares, no circulares y siempre en la misma dirección. A continuación, séquela delicadamente con un paño suave.
También puede emplear un paño preimpregnado para joyas.

- Si su joya está muy oxidada, puede utilizar un líquido limpiador para joyas. Sumerja la joya en el líquido un máximo de 10 segundos, aclárela con cuidado con agua tibia limpia, y séquela bien con un paño suave.

- Si considera necesaria una limpieza más profunda, llévela a una tienda Hermès: su joya podrá ser enviada a un taller para recobrar su estado original.

Joyas engastadas con diamantes
Para mantener todo el brillo de los diamantes, límpielos con agua tibia limpia frotando delicadamente con un cepillo suave, y séquelos con un paño suave.

Joyas engastadas con otras piedras distintas a los diamantes 
Las piedras que no sean diamantes (zafiro, ónix, jade, espinela, granate...) y las perlas requieren un mantenimiento específico. Le recomendamos confiar el mantenimiento de su joya a su tienda Hermès.
 
¿Qué hacer en caso de que mi joya sufra deterioros?
Si, a pesar de todas las precauciones, su joya resulta dañada (fallo del cierre, desgaste de los eslabones, del engaste), le invitamos a llevarla a una tienda Hermès para realizar una revisión personalizada y, en caso necesario, proponerle una reparación.
En caso de duda o pregunta, no dude en llevar su joya a una tienda.