Una seda de fibra generosa | Hermes

LAS COMUNIDADES

Una seda de fibra generosa

Un carré Hermès, es más que un pañuelo, sobre todo cuando se hace solidario. Con regularidad se proponen series limitadas que invitar a apoyar las acciones de asociaciones locales. En favor de la condición de las mujeres y los niños, de la salud, por la defensa del medioambiente, por la protección de las especies en peligro y hasta para dar apoyo al arte, el carré adopta mil y una formas.
Estas iniciativas pueden desembocar en el lanzamiento de nuevos diseños: fue el caso del carré Battery Conservancy, cuya creación permitió apoyar en 2017 la asociación neoyorquina que vela por este oasis verde del sur de Manhattan. Si no, los países encuentran en las colecciones de la maison un estandarte para el proyecto que defienden. Una coloración particular y el nombre de la asociación distinguen al carré solidario.
De esta forma, para preservar la belleza de las cuevas de los mil budas de Dunhuang, en China, se seleccionó la caja de colores de Trésors d’un artiste. El paisaje de Au bout du monde sirvió de estandarte a una asociación de lucha contra las adicciones de Gran Bretaña.
En algunos países, como Hong Kong, estos pañuelos, impresos en serie limitada, se han convertido con el paso de las operaciones en auténticos objetos de colección. Una decena de países ya han participado. México y Argentina se preparan para dar el paso. Son hermosas acciones que dan alas a los carrés de twill de seda.
 


Más por descubrir
 

  • Empresas del Patrimonio Vivo acordes con su tiempo

    Dominan el cristal o la plata, doman el cuero, subliman las telas e imprimen la cerámica. Una docena de sociedades pertenecientes a Hermès gozan del título Empresas del Patrimonio Vivo. Una denominación que otorga distinción a empresas dotadas de técnicas de alta calidad, patentes y archivos de excepción, así como de un anclaje geográfico duradero. Este conjunto es, ante todo, un vivero de innovaciones.
     
  • Montbron, de las zapatillas de Charente al bolso Hermès

    El río Tardoire serpentea en medio de los prados donde pacen las vacas limusinas. En este decorado propio de una postal, Montbron iba cayendo en el olvido. La implantación de la marroquinería Hermès ha creado más de 250 empleos que han contribuido a devolver su dinamismo a esta comuna del departamento francés de Charente. 
     
  • Saint-Junien, el guante en la piel

    La competencia y la evolución del consumo han causado importantes daños al guante francés, nacido en la Edad Media en el corazón de las regiones ganaderas. La guantería casi centenaria de Saint-Junien, situada en la ribera del Vienne, es la que más tiempo lleva fabricando este accesorio. Adquirida por Hermès en 1998, vive en la actualidad una segunda juventud. 
     
  • Colección «Empreintes sur le monde» (Huellas en el mundo)

    Bajo los 320 metros de hormigón de la Trellick Tower, florece la Goldfinger Factory. En este «West London» desfavorecido, los recursos del barrio se transforman en oro. Aquí los jóvenes se convierten en hábiles aprendices, con el apoyo de la Fondation d’entreprise Hermès. Madera y chapa recicladas se metamorfosean en muebles de diseño. Un proyecto social centrado en el estilo.