Cuerpos a la obra | Hermes

LOS HOMBRES Y MUJERES

Cuerpos a la obra

Se precisan entre quince y veinte horas de trabajo para un bolso, unas veinticinco para una silla de montar: los gestos necesarios para su fabricación son restrictivos. Ciertos reflejos sencillos ayudan a los artesanos a mantener su corazón y su cuerpo en el trabajo.
Ser humano es estar en movimiento, sobre todo cuando se es artesano. Esto queda claro al sumergirse en el taller: la mano y la parte superior del cuerpo están en acción desde el principio hasta el fin de la realización de un objeto. Colocando sensores a la altura del cuello, los hombros, los codos, las muñecas y la espalda se puede identificar y medir el papel que desempeña la repetición de ciertos gestos y posturas en la aparición de patologías relacionadas con las articulaciones. También permite elaborar la preparación mental y física que se hace necesaria. 
Se han creado unos talleres lúdicos de cuatro horas, bautizados «Un cuerpo para la vida», que se estructuran para formar sobre las distintas dolencias osteomusculares y para prevenirlas. Los fisioterapeutas nos recuerdan algunas acciones cotidianas para mantenernos en buena salud. A veces olvidamos que la posición ideal es la que cambia a menudo. Y que la mejor silla es aquella de la que nos levantamos. Para aquellos que sufren dolores y molestias más graves, un seguimiento individual completa esta labor preventiva, que se extiende a todos los oficios del cuero y a todas las manufacturas. Porque el cuerpo está hecho para estar en movimiento y para permanecer así.


Más por descubrir

 

  • Tándem, diez años de amplitud de miras

    A finales de 2008, un artesano de la marroquinería de Sayat dejaba sus herramientas y el departamento de Puy-de-Dôme para pasar una semana detrás de un mostrador al lado de un vendedor de la boutique de la rue du Faubourg Saint-Honoré, en París. Se acababan de lanzar los intercambios Tándem. 
     
  • La destreza, secreto de fabricación de nuestros talentos

    Un baile de ágiles dedos hace danzar las herramientas de corte y de trabajo en el banco de las marroquinerías. Hermès acoge una amplia diversidad de trayectorias profesionales y edades. La destreza, puesta a prueba por el servicio público de empleo francés (Pôle emploi), goza en este caso de mayor importancia que la formación de origen.
    Se trata, junto con el respeto de los tiempos adecuados, del principal secreto de fabricación de nuestros objetos.
     
  • Al filo dorado de la porcelana

    De entre las distintas artes que giran en torno a la cerámica, una de las más delicadas es colocar los filetes sobre una pieza de porcelana. En los talleres Hermès de Nontron, hay que saber manejarse entre cuencos y grandes jarrones, platos, fuentes y soperas. Ocho artesanos fileteadores-doradores mantienen este savoir-faire y los decoran a mano, ayudándose de un pincel biselado cargado de oro, de platino o de color.
     

Nuestra huella en...

  • Hermès emplea a 13 500 hombres y mujeres, de los cuales 4500 son artesanos, el oficio con mayor representación en la maison. Este país de lo manual se transforma y contrata constantemente. Formar, transmitir, desarrollar, garantizar el bienestar, la salud y la solidaridad... Nuestra ambición es acompañar a cada persona en su realización personal. 
  • Hermès pone todo su empeño en sublimar, a través de una veintena de oficios, los materiales más hermosos que nos ofrece la naturaleza. Los gestos de nuestros artesanos respetan los cueros, la seda, las telas, la madera, el cristal y los metales preciosos. Preservar, optimizar, revalorizar, trazar... Nuestro deber es hacer un uso perenne de estos recursos.
  • Hermès posee 41 manufacturas en Francia, de las 52 con las que cuenta, y tiene más de 300 tiendas en todo el mundo. La proximidad con los proveedores, los socios y los distintos territorios se cultiva sobre el terreno. Fertilizar, establecer redes, renovar, comprometerse… Nuestro papel como empresa ciudadana es crear vínculos duraderos.