With the Livelihoods Carbon Fund, priority goes to proximity ES | Hermès

EL PLANETA

Con el fondo de carbono Livelihoods, la prioridad es para lo local

¿Y si el futuro del clima se jugara en un pequeño pueblo de Kenia, Indonesia o Perú, en vez de en las grandes cumbres internacionales? Los fondos de carbono de Livelihoods privilegian esta forma de abordar los problemas sobre el terreno. Los proyectos benefician a las poblaciones rurales al tiempo que compensan las emisiones de carbono de Hermès, socio desde 2012. El grupo acaba de renovar su compromiso por veinte años más.
Ya sea cerca de los manglares indonesios o en el altiplano peruano, pasando por las plantaciones de café de Casamanza, las poblaciones más vulnerables son las principales víctimas de las grandes perturbaciones climáticas. Son ellas las primeras afectadas por los ciclones o la sequía y ven las especies vegetales y animales desaparecer unas tras otras. Por todo ello, el fondo de carbono de Livelihoods decidió «reconstruir la casa del mundo» comenzando por las comunidades rurales y por las ONG locales. Las soluciones han de ser sencillas y replicables a gran escala. Y los efectos sobre la calidad de vida de las poblaciones y las emisiones de CO22 han de ser cuantificables.

¿Primer resultado? En seis años, los nueve proyectos de Livelihoods 1 han ayudado a un millón de personas en África, Asia y América latina, y se han plantado 130 millones de árboles. A modo de dividendos, las empresas que contribuyen con el programa reciben «créditos» de carbono de «gran valor social», que compensan en parte sus propias emisiones.
Una nueva semilla se sembró a finales de 2017 con Livelihoods 2. Las empresas que vuelven a participar en el programa, como Hermès, se comprometen durante veinte años. Elegimos la duración. La formación y la transformación precisan un largo tiempo.

www.livelihoods.eu


Colección «Empreintes sur le monde» (Huellas en el mundo)

 

  • Kongoussi, Burkina Faso

    Ponga la olla al revés en el suelo y trace su contorno. A continuación tome un termitero vivo, paja y excrementos de burro para obtener el material refractario necesario para la construcción de un horno ecológico. En Kongoussi, Burkina Faso, la asociación Tiipaalga enseña a las mujeres a construir estas cocinas que consumen poca madera, contaminan menos y mejoran las condiciones de vida. Una idea que forma parte del conjunto de iniciativas locales a las que Hermès ofrece su apoyo a través del fondo Livelihoods. 


Más por descubrir

 

  • Diamantes éticos certificados

    Desde la extracción en las minas hasta la venta de las joyas en las tiendas Hermès, la filial de la casa dedicada a los diamantes se ajusta estrictamente al proceso internacional de Kimberley. En el momento de la compra se entrega al cliente un certificado en el que consta esta garantía ética.
     
  • La caja naranja tiene muchos recursos

    Redonda, rectangular o cuadrada, empaqueta corbatas, sombreros, botas, vajilla, joyas o bolsos. Los únicos que no consiguen deslizarse dentro de una de ellas son los muebles. La caja naranja la fabrican en Francia siete especialistas del cartonaje. Estética y robusta, sus cualidades hacen de ella un objeto icónico de pleno derecho.
     
  • El cuero, una materia preciosa

    Bolsos, sillas de montar, guantes, calzado, cinturones... no se podrían fabricar estos objetos Hermès sin cuero. Pero esta materia prima preciosa no siempre se utiliza en su totalidad. Artesanos y diseñadores de la maison imaginan sin cesar nuevas soluciones para reducir y valorizar los retales.