La pequeña historia

Fustas y trallas del siglo XIX comparten el espacio de este carré en una composición tan estricta como flexible. Los mangos decorados con cabezas de perros o caballos, esferas y cordones se alinean en una rigurosa diagonal de marfil tallado y madera esculpida. Las lianas de piel trenzada dan vida a la superficie en un entramado enérgico y vivaz. Virginie Jamin forma parte de los diseñadores que buscan de buen grado la inspiración en la colección Émile Hermès. Un "album de colportage" de principios del siglo XIX –un catálogo de venta ambulante que permitía a los fabricantes dar a conocer sus productos– y el talento fértil de la diseñadora han sabido dar vida a este diseño. Este carré queda reinterpretado hoy en forma de bandana bicolor, rodeada de rombos, lunares y estrellas.

El compañero ideal