Chal 140 Balade en Berline - flat

La pequeña historia

Desde hace mucho tiempo, Hermès mantiene una relación especial con el Museo nacional del automóvil y el turismo de Compiègne. Creada a principios del siglo XVIII, la berlina de este diseño es una de las piezas principales del Museo e inspiró a Wlodek Kaminski un carré revisitado hoy por la magia del enmarcado. En 1808, el rey Fernando VII y su séquito fueron obligados a marcharse de Madrid, y utilizaron este robusto carruaje. El príncipe de Talleyrand, quien fuera su anfitrión en el castillo de Valançay, se sorprendió por la apariencia gótica del coche y en sus escritos comentó: "La vetustez de la forma reflejaba la antigüedad de la existencia monárquica". Abandonada en el castillo tras la partida del soberano español, no fue sino hasta principios del siglo XX que la berlina llamó la atención de un anticuario y posteriormente de un mecánico. En 1936, fue examinada y considerada demasiado costosa por los directores de la Sociedad de amigos del museo del automóvil, entre ellos el Sr. Hermès, y en 1951 fue adquirida por los museos nacionales.
El compañero ideal
    Explore otras opciones
      node--hermes-product-display-default.you-also-looked-at