Carré 90 Fleurs de Giverny - flat
Carré 90 Fleurs de Giverny - worn

La pequeña historia

Claude Monet, uno de los más destacados representantes del movimiento impresionista, se instala con su familia en Giverny, en Normandía, en 1883. El jardín que crea a lo largo de los años, más que un modelo, es una obra de arte en sí misma. Marcel Proust, quien lo visita en 1907, evoca "estos tiernos nenúfares que el maestro ha pintado en lienzos sublimes, de los que este jardín (...) es como un primer y delicioso esbozo vivo". Este lugar excepcional es actualmente el Museo de los impresionismos, al que Christine Henry fue invitado con motivo de la creación de este carré. En esta composición, la diseñadora se inspira tanto en la flora, de una riqueza cromática infinita, como en la forma en la que Monet ha pensado formas, armonías, sombras y reflejos. La curva de los puentes del jardín japonés, los pasillos del jardín cerrado normando, la verticalidad de los bambúes, la ligereza de las hojas del sauce llorón... Y luego, en torno a esta geometría floral de parterres y cascadas, los azulejos que adornan la cocina o los motivos de kimonos que evocan la colección de estampas del pintor y su interés por el arte japonés. Este carré es un homenaje de la Maison Hermès a este jardín del artista y a la fundación que le da vida.
El compañero ideal
    Explore otras opciones
      node--hermes-product-display-default.you-also-looked-at