La pequeña historia

En este carré, el balduque, la cinta de lino o de algodón con la que se confeccionan lazos para atar paquetes, recibe un merecido reconocimiento. Es uno de los objetos emblemáticos de la Maison Hermès desde 1949. Simple y refinado, con los bordes decorados con un punteado que evoca el famoso pespunte guarnicionero, se convierte, entre las manos de Caty Latham, en un lienzo cuadrado y trenzado. Las largas y finas tiras se cruzan y se entrelazan, ocultando o revelando la calesa y su mozo que juegan al escondite entre la multitud de pequeños cuadriláteros. Como si de un mosaico se tratara, la superficie vibra y atrapa la mirada.

El compañero ideal