La pequeña historia

Los «guerreros jaguar» de la civilización precolombina azteca han inspirado a Alice Shirley este felino y su magnífico tocado, libremente inspirado en el célebre Penacho, conservado en el Museo de etnología de Viena. Hecho de plumas y piedras, de muy gran envergadura, debe su belleza al destello de más de cuatrocientas plumas de quetzal. El quetzal es un ave tropical que vive en Centroamérica y Sudamérica, cuyo nombre significa en azteca «largas plumas verdes». La dibujante, apasionada por el mundo animal, nos ofrece un retrato muy enternecedor: un jaguar dormido «soñando con la libertad». Cada brazalete presenta una adaptación del diseño original.

El compañero ideal

    Explore otras opciones