Brazalete Collier de Chien Rocabar - front
Brazalete Collier de Chien Rocabar - back

La pequeña historia

En ocasiones, de la imaginación de un cliente nace un artículo que continúa desarrollándose en las colecciones Hermès. Así ocurrió en 1927, cuando una audaz cliente de la Maison buscaba un cinturón para complementar sus conjuntos. Pidió alargar un collar de perro, lo que sirvió de inspiración a la Maison para crear un cinturón decorado con cabezas de clavo con las cuatro facetas abombadas –llamadas tachuelas Médor– y un anillo. La pureza de sus líneas y sus volúmenes dieron lugar a la creación del brazalete Collier de Chien.

El compañero ideal

    Explore otras opciones

      node--hermes-product-display-default.you-also-looked-at