La pequeña historia

Concebido en 1923 para los ases del volante y las viajeras empedernidas, este bolso sin fronteras se cuela sin reparos en todos los maleteros. El cierre de cremallera, que Émile Hermès trajo de América a finales de la segunda década del siglo XX, le confiere su silueta legendaria de ángulos redondeados, y ofrece un acceso rápido a su contenido. El Bolide está disponible en versión bolso de viaje y en formato bolso de mano de diferentes tamaños. 

El compañero ideal

Explore otras opciones